El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 16 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > OPINIÓN ▼ > ► Lara de Tucci > El PSOE anda sin norte

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 18 de agosto de 2016 :::

 Por Lara de Tucci

El PSOE anda sin norte

Cuando esto escribo, aún no sé el resultado que pueda desprenderse -espero que sea fructífero para el bien de España- al estudiar Rajoy las seis condiciones de Ciudadanos para que Rivera vote a favor de su investidura para formar Gobierno. Pues el Comité de Dirección del PP le ha dado al Presidente en funciones carta blanca para negociar dichas condiciones. Las cuales son algo nuevas, con matices propios por haber dado Rivera cierto giro en las pretensiones de su partido con respecto a las que nos tenía acostumbrados con su política intransigente desde las elecciones del ya lejano 20-D. Lo cual, conjuntamente con el apoyo concedido al PSOE en el Congreso por aquellas fechas, fueron las causas determinantes para que se repitieran las elecciones y de que aún estemos bajo la gobernabilidad de un Ejecutivo en funciones.

No sé, en realidad, lo que Rajoy y Rivera convengan en sus conversaciones. Pero sí sé, y todo el mundo lo estará comprobando, que el PSOE de Pedro Sánchez se viene labrando con el empecinamiento de éste, por aquello de querer demostrar que sigue siendo una alternativa válida de izquierdas al Gobierno de centro-derecha que a Rajoy le corresponde formar; dado que así lo quisieron las urnas el 26-J. Y quizá Sánchez se sienta firme en su enrocamiento en la cueva donde se eternizan los despropósitos, porque Iglesias continúa igualmente insistiendo -éste, con más moral que el Alcoyano, como diría un castizo- en que Podemos puede considerarse un partido con oportunidad real de ser alternativa a la mayoría del PP.

Pero también puede ser que Pedro Sánchez esté intentando, con esos juegos malabares de su estrategia política, mantenerse el mayor tiempo posible al frente de los del grupo de Ferraz. Muchos de los cuales están abiertamente enfrentados a él, a la espera de lo que ocurra después en el Hemiciclo Parlamentario para pasarle factura por su terquedad a través de argumentos que le están haciendo a los socialistas perder votos sin cesar; en una desbandada de sus correligionarios que viene engrosando las filas de Podemos.

De entre los más destacados nombres del PSOE, hombres y mujeres, que piden la cabeza de Pedro Sánchez -ya veremos si se la cortan-, sobresalen aquellos que le criticaron a Pablo Iglesias que se arrogara en la pasada campaña electoral planteamientos propios del socialismo; tales como decir que su grupo político lo formaban auténticos socialdemócratas y que la ideología de Podemos era la única ideología de izquierdas con la que podían contar los españoles de esa tendencia. Todo, sin que Pedro Sánchez acertara a contrarrestar en sus mítines tal impostura política del líder podemista.

Y claro, los socialistas contrarios a la gestión de Pedro Sánchez terminaron por echarle en cara a éste, ya abiertamente, ya con especulaciones insinuantes, su falta de liderazgo para mantener la formación en el alto nivel de credibilidad política que alcanzó tras el establecimiento de la Constitución, y que, por otra parte, con Zapatero comenzó a declinar de alguna manera en la esfera política de nuestro país. Lo que, en mi particular opinión, contribuyó esencialmente al origen de los indignados de aquel 13-M; principio de ese partido de Podemos que le está comiendo el terreno al PSOE que fundara Pablo Iglesias “padre”.

Desde luego, los que traman la caída de Pedro Sánchez del pedestal de sus pretensiones empecinadas y, por ende, del liderazgo socialista, se posicionan a favor de un PSOE fuerte como oposición a la opción del Gobierno de Rajoy en el Congreso de los Diputados. Una oposición que funcione, eso sí, con los apoyos afines de la izquierda parlamentaria. Y desde ahí, donde también se sirve a España y a los españoles, el socialismo, haciéndose valer, vaya recuperando el prestigio perdido, al asumir las responsabilidades que ahora pretenden arrogarse los del partido de Pablo Iglesias “hijo”.

Todo un reto, desde luego, para Sánchez. Pero que lo más probable será que dicho reto no lo puedas liderar él por haber perdido la oportunidad de afrontarlo a su debido tiempo, tras las elecciones del 20-D. Ya que los que están en su contra en Ferraz harán valer su peso en el Comité Federal para desplazarle; poniendo en su lugar a otra persona que intente devolverle la credibilidad al partido, formando una oposición -siempre necesaria en democracia- comprometida y solvente en la Cámara Baja.


::: PANORÁMICA :::