El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 19 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > VARIEDAD > Román Paladino > La juerga de las urnas

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 22 de agosto de 2016 :::

 Fernando Collado

La juerga de las urnas

Que vamos a elecciones el día 25 de diciembre (con una copa de champán, el matasuegras y un par de kilos de confeti), le dice un paisano al deslomado de la huerta, que cava y cava sin espuma desde las ocho de la mañana a ver si aparecen un par de kilos de patatas para arreglar con ajo y pimentón. Azada en mano, tuerce el gesto, desliza una mueca y vuelve al tajo mientras una gota de sudor ya convertida en regato circula barba abajo, desde la patilla al cuello hasta perderse entre la pechera de la camisa de cuadros.

Mientras los chorbos del Congreso –no digamos los del Senado- peinan claveles y discuten sobre una filosofía política que no entiende ni Dios, Arcadio sigue hendiendo el hierro de su herramienta en la tierra seca, sorteando piedras con el máximo cuidado, no vaya a ser que encima destripe algún tubérculo. Injusta vida: pierden los agotados; ganan quienes rascan sus barrigas entre verbo y verbo, entre aceituna y café en la cafetería de la Cámara Baja. En la alta multipliquen el rascado por infinito.

Pero el asunto puede llegar a ser peor: les daré un dato sin anestesia, y luego vayan a destripar terrones si tienen el cuerpo para ello: según la ley, los diputados que encadenen la legislatura irrisoria emanada del 20D y ésta del 26J –sea cual fuere su duración– tendrán derecho a la ‘hipercojonuda’ pensión que marca esa ley ‘boomerang’ que hacen los políticos para sí mismos. No es de extrañar que haya colas, dagas y cosas peores para formar parte de una lista (sólo los listos, por otra parte, pueden formar parte de una lista: el diccionario por lo que vale).

¿Qué nos mandan a elecciones? Qué más da, reflexiona Arcadio. Qué le importan a él los presupuestos, las exigencias de la UE, los aforamientos y aforramientos, la prima de riesgo, el crecimiento de la deuda pública, la escalada de la indecencia, la política de la imprudencia. Él siempre ha estado en la parte pírrica de la pirámide y nadie ha venido a reponerle la patata podrida. Lo que no tiene muy claro es que no vayan a expropiarle la finca para montar una juerga de campaña preelectoral.


::: PANORÁMICA :::