El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 19 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > OPINIÓN ▼ > ► Diego Fierro > El salario mínimo y los contratos

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 24 de noviembre de 2016 :::

 Por Diego Fierro

El salario mínimo y los contratos

Muchos diputados del Congreso desean que se incremente el salario minino interprofesional. Este hecho se ha podido comprobar por varias actuaciones parlamentarias, que se han encontrado con la oposición de los diputados del PP, que tienen como objetivo principal lograr que el Gobierno eleve la cuantía salarial mínima fijada por reglamento en esta legislatura, de forma que se pueda pasar de los 655 euros actuales a un salario que supere los 800 euros en el año 2020.

Desgraciadamente, la proposición no de ley podría ser puramente simbólica, pues, según el artículo 27.1 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, el Gobierno fijará, previa consulta con las organizaciones sindicales y asociaciones empresariales más representativas, anualmente, el salario mínimo interprofesional, teniendo en cuenta el índice de precios de consumo, la productividad media nacional alcanzada, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general. De este modo, se garantiza cierta flexibilidad en la determinación de su cuantía.

Es necesario y resultaría positivo incrementar el salario mínimo interprofesional. Sin embargo, sería insuficiente por varios motivos relacionados con la forma de proceder de las Administraciones Públicas y de los empleadores.

Actualmente, hay bastantes personas que trabajan con un contrato laboral individual cuyo salario marcado es superior al salario mínimo marcado por el convenio colectivo aplicable, que siempre deberá ser mayor que el salario mínimo interprofesional, pero, realmente, perciben una remuneración inferior a la indicada por la cláusula correspondiente. También hay muchos que trabajan con un contrato en fraude de ley o sin contrato, percibiendo una reducida remuneración, en el caso en el que cobren algo.

Deberían reforzarse los controles a los administradores de empresas, principalmente a los que dirigen grandes establecimientos mercantiles, para evitar la vulneración de normas laborales. Para lograrlo, es necesario incorporar a más inspectores laborales y hacer que todos trabajen debidamente, pues resulta extraño que haya tantos casos de contratación ilegal que no han sido descubiertos y sancionados.

Es importante mejorar la normativa laboral. Sin embargo, es más relevante hacer cumplir la existente en el presente momento. Cuando se apliquen las normas del Derecho Laboral actual, se podrá hacer un razonamiento objetivo sobre su utilidad.


::: PANORÁMICA :::