El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 16 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > OPINIÓN ▼ > ► Norberto García > Hacia un pacto en la educación

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 2 de diciembre de 2016 :::

 Por Norberto García

Hacia un pacto en la educación

¡Bendita pluralidad de la Cámara. Bendita inestabilidad política!
Lo que no fueron capaces de conseguir sus señorías en treinta y nueve años de democracia, lo ha conseguido ahora, a empujones, la necesidad, la pura e interesada necesidad de pactar acuerdos otrora imposibles.
Sería injusto olvidar que el Sr. Gabilondo (en mi opinión, el mejor ministro de educación que este país haya tenido nunca) lo intentó con todas sus fuerzas; sin embargo, chocó contra un Rajoy que ya olía a Moncloa y éste tiró por tierra meses de trabajo plasmados en un documento que había concitado más de cien puntos de acuerdo.

Pero por mor del juego político y el miedo de unos y otros a unas terceras elecciones generales, se produjeron unos resultados electorales que parecen estar cambiando algunas cosas, también en el ámbito educativo.
En su momento, el Partido Popular aprobó y puso en marcha una nueva reforma del sistema educativo, la LOMCE. Desde el minuto uno, la ley suscitó una amplia oposición, tanto en el Parlamento como en el sector profesional de la docencia. Fue el enésimo ejemplo de otra ley educativa que nació fuera de consenso y que pareció responder más a intereses partidistas que a otra cosa.

Para tal cruzada, Rajoy nombró al maquiavélico Wert y le dejó hacer y deshacer como a un niño en una juguetería, siendo perfectamente consciente del desastre que se provocaba; y claro, consiguió encrespar, como pocos los habían hecho antes, al conjunto de las comunidades educativas.

Ahora la situación ha cambiado. Con Wert en su retiro dorado de París, los nuevos partidos en el escenario político y las nuevas correlaciones de fuerzas han tumbado el espíritu de la LOMCE en “cuatro telediarios”. Primero con la rebelión de la CC.AA ante el deplorable invento de las reválidas y ahora con el rechazo a su desarrollo general.

Se ha reclamado durante años la necesidad de un pacto educativo. Docentes, familias y alumnado han repetido mil veces que la educación es demasiado importante para un país, como para que no exista un mínimo consenso alrededor de ella. Ahora, obligados por la circunstancias, se dan las condiciones.

Al fin hay un documento de trabajo en el que, tanto el Gobierno del Partido Popular, como PSOE, PODEMOS y CIUDADANOS se comprometen a iniciar trabajos que lleguen a buen puerto y, a seis meses vista, alumbren un gran pacto por la educación. Este país lo necesita, sin duda alguna. Sólo los torpes no son capaces de comprender que un país es más grande cuanto mejor lo sea su sistema público de educación.

Lo que Wert intentó en el pasado reciente fue descapitalizar y desmantelar la educación pública a favor de la educación concertada y privada. Afortunadamente, parece que su obra quedó sin terminar.

Lo dicho, bendita inestabilidad política.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017