El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 16 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > VARIEDAD > Román Paladino > El pacto asonante

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 28 de agosto de 2016 :::

 Fernando Collado

El pacto asonante

Es un pacto como un canto, una rima asonante. O disonante, si prefieren. Ciudadanos –Rivera- que enseñaba a la cámara del debate a cuatro una portada de Rajoy con el SMS a Bárcenas y dijo que para apoyarle habrían de pasar por encima de su cadáver, ha dado el sí. La condición ‘sine qua non’ para pasar de la abstención al voto afirmativo era siempre la desaparición del gallego de la candidatura a la presidencia del Gobierno. Rivera no lo ha conseguido y, por el contrario, ha doblegado su verbo y algunos de los argumentos propios más importantes.

El documento firmado con un apretón de manos entre Rivera y Rajoy –que hace más cuestionable aquella imagen del líder de C’s en el mencionado debate– lo integran 150 medidas que ni tienen presupuesto creíble para la parte social ni respetan al pie de la letra las exigencias más coherentes de los ‘citizens’. Corrupción, aforamientos y el futuro de las diputaciones quedan en un limbo que dista mucho de responder a las premisas iniciales de C’s y desde luego a las que aparecían en el programa electoral. Todo ello, por otra parte, habría de someterse al Congreso, donde los actores del pacto no tienen mayoría.

Rajoy le puso un cepo a Rivera y éste –que lo mismo pacta a izquierda que a derecha– ha caído. Bien porque pretende desbloquear España, bien porque su partido necesita protagonismo tras la última caída electoral, bien porque unas terceras elecciones le mandarían a la lona con el mentón morado. La abstención de Ciudadanos podía entenderla cualquiera (con la teoría del desbloqueo), pero el ‘sí’ tras las acusaciones que ha vertido Rivera contra el presidente en funciones y el PP es difícil de digerir.

Rivera arreó sin contemplaciones a Rajoy por el mensaje a Bárcenas, dijo que tenía que desaparecer de la candidatura a la presidencia del Ejecutivo, le acusó de aparecer en los papeles de Bárcenas, denostó (como no podía ser de otra manera) al partido de la gaviota por la financiación en negro de las obras de Génova y ahora se echa en sus brazos sin que don Mariano haya abandonado la escena y sin que se hayan cumplido al pie de la letra las exigencias de C’s para el voto afirmativo.

El líder del partido naranja tendrá que explicar muy bien a sus votantes este cambio de actitud y posición si hay terceras elecciones. Porque en las segundas –tras el pacto con los socialistas– ya cayó en ocho escaños. Darle aullidos al PSOE para que apoye –por abstención– un acuerdo del que no ha participado y que además infringiría el compromiso de su secretario general, no parece llevar a ninguna parte. Porque entonces Sánchez blanquearía a Rajoy, que es lo que ya ha hecho Rivera contra su propia oratoria política.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017