El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 27 de mayo de 2017 | primavera

Portada del sitio > VARIEDAD > A PORTADA ... > Artículo 07B > Once acusados por tráfico de drogas rebajan su condena de 84 a 33 años tras (...)

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 16 de enero de 2017 :::

 Cantabria

Once acusados por tráfico de drogas rebajan su condena de 84 a 33 años tras acuerdo con la Fiscalía

Los 11 acusados de pertenecer a una red de tráfico de drogas que operaba entre Castro Urdiales, Vizcaya y Pamplona han alcanzado un acuerdo con la Fiscalía por el que verán reducidas sus condenas de 84 a 33 años y las multas de más de dos millones de euros a 571.000 euros, gracias a las atenuantes de toxicomanía y dilaciones indebidas.

En el acuerdo, alcanzado este lunes antes de la celebración del juicio previsto en la Audiencia Provincial de Cantabria, se aplica la atenuante de toxicomanía para diez de los acusados al considerar el fiscal que "actuaron influidos por su condición de consumidores", y también se aplica la atenuante de dilaciones indebidas porque la causa "ha sufrido un retraso injustificado y desproporcionado" debido a su "complejidad" y que no es imputable a los procesados.

La Audiencia dictará sentencia en base a este acuerdo en el que la persona que encabezaba la red, A.G.A., para el que el fiscal pedía 15 años y tres meses de cárcel y 600.000 euros de multa, reduce su pena a siete años y cinco meses de prisión y 170.000 euros de multa.

Con este acuerdo de conformidad, seis de los acusados serán condenados por un delito de grave daño a la salud con aplicación del subtipo agravado, con penas que van desde los cuatro años y siete meses hasta los tres años y multas de entre 50.000 y 43.000 euros.

A los otros cinco se le imputa el delito de grave daños a la salud pero sin el tipo agravado, por lo que las pena impuestas se reducen y son de un años y seis meses y multas de entre 18.000 y 2.000 euros.

Mientras que sólo a uno de ellos se le imputa un delito contra la salud pública en el ámbito deportivo, con una pena de tres meses e inhabilitación para empleo o cargo público por un periodo de un año y un mes.

De los once acusados, solo ocho serán condenados por pertenencia a banda criminal de penas de entre cinco y tres meses de prisión y sólo uno de ellos por tenencia ilícita de armas, A.G.A., con ocho meses. Por blanqueo de capitales, se condena a tres de ellos: A.G.A., un años y 10 meses y 120.000 euros; M.S.L., un año y siete meses y otros 120.000 euros; y a A.C.L., un años y siete meses y 30.000 euros.

DESCUBIERTOS A RAÍZ DE OTRA INVESTIGACIÓN

Esta red fue descubierta a raíz de una investigación por otros hechos desarrollada por la Guardia Civil en marzo de 2011. Aquella investigación se centraba en un lavadero de coches de Castro Urdiales que podía estar relacionado con el tráfico de drogas.

Un mes después de iniciarse las investigaciones el administrador de este lavadero, que era de Rumania, fue detenido en este país junto a otra persona cuando se disponían a recoger un cargamento de 158 kilos de cocaína procedentes de Bolivia que venía camuflada en maderas para el suelo.

A partir de los datos que facilitó la policía rumana derivados de su detención, se descubrió que en España operaba un grupo, organizado y permanente, de personas relacionadas con el tráfico de drogas, no solo cocaína, sino también speed, cristal y otras sustancias anfetamínicas y también derivados del cannabis.

Dicho grupo estaba encabezado por A.G.A, con antecedentes por tráfico de drogas, y que vivía en la localidad cántabra de Otañes junto a su pareja, M.S.L., que colaboraba con él en la distribución de las sustancias y en el aprovechamiento y blanqueo de las ganancias. Tenía a su nombre los bienes procedentes de la venta de droga del grupo que dirigía A.G.A.

Con el líder de la banda colaboraban también otras personas como A.Q.L, que, según la fiscal, era su "lugarteniente" y ocupaba un puesto principal en la venta y en el cobro de la droga, "incluso por la fuerza".

También colaboraba A.C.L, que no solo participa en la comercialización de la droga sino que también contribuía a generar la "falsa apariencia" de que el líder de la banda tenía un trabajo estable, para lo que le dio de alta en la Seguridad Social como trabajador de la empresa de albañilería que tenía, poniendo un "canal" para el blanqueo del dinero de las ganancias de la venta de la droga.

Los otros procesados son personas que participaron en estas actividades con distintas tareas. Este es el caso de A.A.J., que cumplía órdenes del líder de la banda o A.M.D. También entre los acusados figuran varios compradores dr drogas que las vendían luego, como J.S.D.

Considerados también como compradores, aparece el grupo formado por otros de los acusados, como FJ.B.S., C.C.G. que era el proveedor del principal procesado, y J.F.O. Este segundo grupo, según el fiscal, colaboraba inicialmente con la banda de A.G.A. pero posteriormente se fue escindiendo y convirtiéndose en uno autónomo para la venta de droga.

Las detenciones de los miembros de esta red se llevaron a cabo entre diciembre de 2011 y febrero de 2012, realizándose también rtegistros en los que se les interviene droga y otros elementos. Entre las incautaciones, a A.G.A. cabeza del grupo, se le intervinieron arias pistolas, así como joyas, dinero, tecnología (televisión, tablets, cámara fotográfica y teléfonos móviles), entre otros objetos.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017