El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 22 de agosto de 2017 | verano

Portada del sitio > VARIEDAD > Román Paladino > CSI Soria

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 6 de septiembre de 2016 :::

 Fernando Collado

CSI Soria

El PP ha cogido el bisturí para extirpar la ‘rentré’ del caso Soria, versión Banco Mundial. Y el ex ministro de Industria, que tuvo que dejar el Gobierno -muy cabreado- por los papeles de Panamá, ha tirado la toalla y no irá a cobrar un pastón de lujo al mencionado banquete. Dice Rafael Hernando que se trata de una decisión personal de Soria, pero lo que subyace es que el PP no ha aguantado la presión social, incluidos destacados miembros del partido.

Rajoy ha dado marcha atrás, ha puesto el freno de mano o ha roto directamente la transmisión. Fue al G-20 (en Hangzhóu), y como supongo que todo le sonaba a chino, justificó el desembarco de Soria en el Banco Mundial como un concurso de funcionarios. No señor, sólo era una decisión política del Ministerio de Economía, esto es, del Gobierno, pues que se sepa el ministro De Guindos se sienta cada semana en el consejo que preside el líder del Ejecutivo.

Guindos –que nunca se ha caído de ningún sitio, pero lo parece- negó hace días la noticia que adelantó una cadena de TV, después, visto el papelón, lo justificó, y ahora, en unos fechas, habrá de comparecer para explicar por qué un ministro que dejó Industria con la manta zurrada fue promovido al Banco Mundial, que, por el nombre bien parece un bancazo. O, al menos, un banquete.

El PP, enfrascado en el fracaso de la investidura y bajo la lupa de Ciudadanos, ha pegado el frenazo. Aunque antes ha habido ridículos importantes al tratar de validar a Soria. Son de relumbrón los del propio Rajoy, doña Soraya la vice –que se quitó de en medio el primer día y después convalidó el argumento del presidente- o Cospedal, por las ramas, como casi siempre.

Lo tenían mucho más fácil y más digno: sólo debían reaccionar como Cifuentes (que cada vez coge más puntos en la carrera de la ecuanimidad), Feijóo (que enseguida vio que el asunto podía ser plomo en la campaña gallega), Herrera (que no se muerde la lengua) o Monago (ídem). Éstos –y otros de segunda fila-, más la oposición, la reacción social y una pizca de sentido común hicieron del futuro nombramiento un capítulo muy negro de CSI Soria. Y el PP, harto de protagonizar las películas más taquilleras de los últimos tiempos, le puso a Soria el bisturí en la mano para que se rasgase a sí mismo. Otra vez.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017