El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 11 de diciembre de 2017 | otoño

Portada del sitio > OPINIÓN ▼ > ► Lara de Tucci > La coherencia de García-Page

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 28 de febrero de 2017 :::

 Por Lara de Tucci

La coherencia de García-Page

Hay que valorar en su justa medida un comentario muy constructivo para la integración de España -sus palabras van entrecomilladas- que hizo los otros días el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. García-Page, como otros barones socialistas, aunque más defensor, si cabe, de la realidad nacional, no tuvo inconveniente en salir al paso, con una crítica acertada, de la machacona y trasnochada postura en la que Pedro Sánchez, el eterno perdedor de elecciones generales, está instalado desde hace meses con el fin de ganarse la confianza y los votos, principalmente, de los del PSC; de esos socialistas catalanes que, con su presidente Iceta como líder, ven la salvación de los nacionalistas en abominar de todo cuanto se refiera a una España unida.

García-Page hizo hincapié, con su crítica, en lo que más está erosionando al PSOE desde que Pedro Sánchez empezó a soñar con La Moncloa como meta de sus intereses personales -unos intereses que no son los intereses de España-: “Si quiere gobernar, refirió el presidente de Castilla-La Mancha, no puede dudar de lo que es España ni de lo que para España representa el PSOE”. Clara postura la de este político a favor también de la unidad de los socialistas; unidad que conlleva, indefectiblemente, a ser un partido nacional que no puede caer en la tentación de autoinmolarse, como formación política, por la posición incoherente de un líder de la formación capaz de asociarse incluso con el diablo para sacar adelante su proyecto político, que es el de apostar por un plurinacionalismo.

Filosofía de gobernabilidad la suya no apta para engrandecer al país y sí para arruinarlo por medio de fórmulas divisorias entre los españoles; que, separados entre sí, no se acompasarían para conseguir nada bueno ni se entenderían siquiera para habilitar sugerencias de cualquier índole que sirvieran, en lo humano y en lo socialmente hablando, para formarse ideas válidas que desecharan la de “Una nación de naciones”. Término que expresan por ahí quienes están dispuestos a seguir a Pedro Sánchez por unos derroteros que, sin duda alguna, le han sugerido desde las filas de Podemos. Formación política que no entiende de unidad ni, incluso, dentro de su propio grupo. Y teniendo éstos tales desencuentros internos, ¿cómo es que Pedro Sánchez los quiere implantar en el PSOE? ¿Es que busca este hombre instalar dentro del socialismo pautas como las que enfrentan entre sí a Pablo Iglesias y a Errejón?

Desde luego, eso es lo que se desprende de las actitudes del “aspirante” a La Moncloa. A quien García-Page le viene corrigiendo la plana; indicándole a través de los medios de comunicación que “los argumentos del exsecretario general del PSOE no responden a las necesidades que tiene el partido; antes bien, generan problemas nuevos”. Palabras de Page que se pueden considerar como una enmienda a la totalidad del proyecto divisorio y deformante de Sánchez.

Y nadie puede negar, desde luego, que tal proyecto es divisorio y propicio para la diáspora política de los que forman ese conjunto de izquierdas que son los socialistas españoles. Pues desde que el mismo Pedro Sánchez llegó a la Secretaría General de su formación, la opinión pública da fe de cómo hay sectores dentro del PSOE que no aguardan a que los integrantes de las corrientes enfrentadas salgan de Ferraz mirándose de reojo entre sí. Sino que, antes de esas salidas de la sede ya hay grupúsculos en las mismas puertas y en la calle que se muestran enfrentados también por las posiciones opuestas que ofrecen sus líderes. De los cuales, sólo un grupo de ellos, pueden contarse con los dedos de la mano, fuerzan a Pedro Sánchez a coquetear con los separatistas. Como si ser de izquierdas fuera sinónimo de optar por una España desunida, territorialmente hablando.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017