El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 16 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > VARIEDAD > A PORTADA ... > Artículo 05 - SCROLL > El PP considera que con el calendario escolar el Gobierno crea problemas (...)

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 7 de junio de 2017 :::

 Mercedes Toribio

El PP considera que con el calendario escolar el Gobierno crea problemas donde no los hay

La portavoz de Educación del grupo parlamentario Popular, Mercedes Toribio, ha lamentado que Cantabria esté siendo “pionera” en el caos en el sistema educativo “y en ir a contracorriente de las necesidades de los alumnos y de las familias”. Y es que según afirma “no es de recibo que un partido con 5 diputados, como es el PSOE, esté poniendo del revés la Educación, jugando con la conciliación de los padres y en definitiva creando un problema donde no le había”. Por ello considera que en este tema, “Revilla no puede ponerse de perfil” y permanecer callado.

Toribio se ha referido a la última “ocurrencia” del consejero de Educación, que plantea eliminar las vacaciones de Semana Santa en el Calendario Escolar, y le insta a que se siente, “de inmediato”, a negociar el calendario del próximo curso con todos los implicados. La supresión de las vacaciones de Semana Santa, además de ir contra “nuestras tradiciones culturales”, afecta a cuestiones como los convenios colectivos que recogen las vacaciones de Semana Santa, o que la mayoría de las familias planifican sus vacaciones contando con ellas.

“¿Ha pensado el señor consejero en algo tan importante como la gran cantidad de niños cuyos padres están separados o divorciados y en cuyas medidas de guarda y custodia compartida aparecen expresamente las vacaciones de Semana Santa? ¿Tendrán que volver todos al juzgado para cambiar el régimen de visitas?”, se pregunta Toribio, que concluye que es algo que, evidentemente no se ha tenido en cuenta.

La diputada regional recuerda que a pesar de que las familias solicitaron en su momento que se negociaría que, durante los meses de septiembre y junio, el horario lectivo en los centros de infantil y primaria, con jornada reducida, se prolongara hasta las 14 horas. Sin embargo, en los borradores del nuevo calendario la propuesta es de mantener la jornada reducida en junio y septiembre. ”Otra promesa incumplida”, subraya Toribio.

En cuanto al calendario vigente, la portavoz de Educación del grupo parlamentario Popular, ha recordado que ya se planteó en Asturias, “pero se hizo de otra forma, dando participación a las familias, a los sindicatos de centros públicos y privados-concertados, a la junta de personal docente, a los comités de directores, y se rechazó”.

Toribio considera que el calendario del curso 2016-2017 es una “mala copia” de los calendarios de otros países europeos. “En esos países las semanas de vacaciones, no son de vacaciones; son de actividades distintas en los Centros, de viajes culturales, de salidas didácticas, de actividades, en definitiva, necesarias para la conciliación de la vida familiar y laboral”. Sin embargo en Cantabria las familias se han visto en la necesidad de “cambiar sus vacaciones, tirar de familiares o de buscar actividades a las que apuntar a sus hijos dada la insuficiencia de las medidas adoptadas por la Consejería”.

Recientemente el consejero de Educación decía en un pleno del Parlamento que “la valoración global que está teniendo la Consejería del nuevo Calendario Escolar es positiva”, tanto para los alumnos como para el trabajo colaborativo de los profesores. “Obvió hacer referencia a como afecta a las familias el Calendario Escolar”, apunta la diputada regional.

Por ello, dado que según recuerda Toribio, el consejero no enumeró dichos beneficios y, coincidiendo con la finalización del curso escolar, “hemos presentado una Interpelación al consejero que se debatirá el próximo lunes, sobre cuales son , a su criterio , los beneficios reales constatables del Nuevo Calendario Escolar”. Por ahora, lo que sí se conoce es el informe del Consejo Escolar que apunta a cuestiones como la disminución del tiempo lectivo por el retraso en el inicio del curso y las nuevas vacaciones, el aumento de exámenes y con ello aumento de presión sobre los alumnos, sobre todo al finalizar un curso que se ha quedado corto de tiempo y con materia sin dar.

“Faltan de actividades formativas complementarias y con ello problemas de conciliación familiar, no se han modificado con el calendario los contenidos curriculares con lo que, los nuevos parones hacen que se pierda la sensación de continuidad pedagógica. Además, se detecta una disminución considerable del tiempo para recuperar asignaturas suspensas al pasarse las pruebas extraordinarias de septiembre a junio y no pensar en los alumnos”, concluyó.


::: PANORÁMICA :::