El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 16 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > OPINIÓN ▼ > ► Diego Fierro > La censura en el seno de Ciudadanos

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 10 de julio de 2017 :::

 Diego Fierro Rodríguez

La censura en el seno de Ciudadanos

Los dirigentes de Ciudadanos, como han señalado varios medios de comunicación, consiguieron que se aprobara una normativa interna para prohibir cualquier acción o expresión que constituya una crítica a las actividades del partido. Concretamente, se dispone que no se permite que los militantes del partido utilicen las vías de comunicación de la formación, que se encuentran en redes sociales y en Whatsapp, emitan mensajes que puedan ir en contra de las ideas del partido o de las decisiones adoptadas por los órganos directivos. En el caso en el que se vulnere la prohibición, se podrán imponer sanciones, siendo destacables las que se refieren a las limitaciones para poder entrar en los grupos de diálogo de Ciudadanos, cuyo acceso está gestionado por dirigentes del partido.

La medida de Ciudadanos restringe la libertad de expresión, que constituye un derecho fundamental, y también impide que el partido pueda gestionarse debidamente. El artículo 6 de la Constitución Española señala que los partidos políticos expresan el pluralismo político y que deberán funcionar, internamente, de manera democrática, lo cual es totalmente incompatible con la normativa interna de Ciudadanos.

El problema es que el Tribunal Constitucional ya avaló la aplicación de regímenes sancionadores para castigar a aquellos militantes que no se sometan a la disciplina ideológica y programática del partido, usando unos argumentos que son superficiales, ya que relacionaban con el análisis del articulo 6 de la Constitución Española desde una perspectiva sistemática, teniendo presente la ubicación del precepto en la norma indicada, sin observar la totalidad de las reglas relativas a los partidos políticos, cuya estructura y funcionamiento deberán ser democráticos.

George Orwell era un visionario. Ya lo decía el eslogan del partido que controlaba el poder en la novela 1984, que indicaba que “la guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza”.

El partido dirigido por Albert Rivera debería, si verdaderamente existe entre sus miembros una verdadera preocupación por la regeneración, fomentar el debate interno. De lo contrario, la mitad del programa de Ciudadanos terminará careciendo de coherencia por las vicisitudes que se vayan desarrollando por la aplicación de la medida de censura interna.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017