El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 14 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > CANTABRIA > La crisis catalana compromete el estado autonómico, dicen diputados (...)

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 26 de octubre de 2017 :::

 Club Pick

La crisis catalana compromete el estado autonómico, dicen diputados cántabros

El Club de Prensa Pick Santander mantuvo en la tarde de ayer un encuentro informativo con representantes de todos los partidos políticos del Parlamento de Cantabria para abordar la situación de Cataluña. Participaron en el mismo los portavoces del PRC, Pedro Hernando, PSOE, Víctor Casal, Podemos, Verónica Ordóñez, Ciudadanos, Rubén Gómez, el diputado del PP, Íñigo Fernández, y el diputado no adscrito, Juan Ramón Carrancio.

Iñigo Fernández explicó que “desde Cantabria lo vemos más tranquilos, con sosiego y menos dramatismo”, señalando que, en opinión de su partido, “los catalanes han entrado en un espacio de más crispación y más tensión”, y advirtiendo que existen “muchos motivos para estar muy preocupados”, tanto para los catalanes como para el resto de España, pues “el modelo económico que ha funcionado durante tanto tiempo puede quebrarse”. Coincidente con esta preocupación, Pedro Hernando precisó que lo ocurrido en Cataluña es “un gran fracaso de los políticos”, que no han sabido leer la necesidad de cambiar de modelo por temor a que España se rompa, y nos ha llevado a que ahora hablemos de una grave crisis del Estado en el modelo territorial”, precisó. El cambio de modelo, traducido en una reforma de la Constitución, es lo que ha reclamado Víctor Casal, para quien los “antecedentes claros se remontan al 2006, cuando el PP lleva al Tribunal Constitucional el Estatut Catalán, pero que ahora tiene como responsables a los políticos catalanes”, matizó.

De fracaso también habló Verónica Ordóñez, en este caso, “en ambos lados”. La diputada de Podemos recordó que “no estamos de acuerdo con la declaración unilateral de independencia, pero tampoco de analizarlo en términos jurídicos”. Y añadió que “la ley es la ley y lo que está pasando es ilegal, pero también es un problema sociopolítico”. Para el portavoz de Ciudadanos, Rubén Gómez, lo ocurrido en Cataluña “ha sido un golpe a la democracia, desde el Parlament y desde el Govern”. Aclaró que , aunque “se hayan cometido errores por ambas partes, solo una de las dos se ha saltado la ley”. Finalmente, para Juan Ramón Carrancio “los culpables son de ámbito político, y hay que tener muy claro que son los nacionalistas quienes han creado el problema”.
Actuación del Gobierno Central

Uno de los puntos más polémicos del debate fue el relativo a la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy. Para el portavoz del PRC, “resulta evidente que no ha actuado correctamente, porque los tiempos cambian y el sistema autonómico requiere de una reinterpretación, pero a nadie le interesaba”. Pedro Hernando fue tajante al denunciar los “los nacionalismos centralistas, que parecen estar surgiendo y que quieren acabar con las comunidades”. Ante este hecho, reivindicó “los 40 años de crecimiento y mejora han sido, entre otras cosas, gracias a las autonomías pequeñas como la de Cantabria, y ahora mismo estamos ante el riesgo de que eso se acabe, y eso como cántabro me da mucho miedo”. Por ello ha augurado que si se produce este ataque “nos verán en las calles”.

La visión del parlamentario popular Iñigo Fernández fue muy diferente, alegando que el Gobierno Central ha respondido como debía “a los que vienen a derribar el modelo autonómico con un 47% de los votos”. Asimismo, ha defendido que si los independentistas dan marcha atrás “tenemos que prevalecer los que estamos en la defensa de la Constitución”, abogando por tomar el tiempo que sea necesario para convocar las elecciones en Cataluña. En este punto, la respuesta de Verónica Ordóñez ha sido contundente, pues ha criticado que el PP “no quiere intentar dialogar porque el ala fascista se os va a otro partido”, dirigiéndose directamente a Fernández, quien defendió por su parte que “la decisión de reformular el Estado debe ser de todos los españoles”. Ordoñez se mostró partidaria de reformar la Constitución, pero no por el caso catalán. “Hay derechos que aparecen y ni siquiera se cumplen; necesitamos una nueva Constitución y un nuevo pacto social”, mencionando la diputada de Podemos el derecho a la vivienda, las pensiones y el modelo territorial.

El diputado socialista, Víctor Casal, defendió que “obviamente tanto España como la Generalitat han cometido errores”, reivindicando además que “no se puede aplicar el 155 en otras comunidades”. Respecto a la modificación de la Constitución, ha recordado que en estos 40 años de democracia “solo se ha modificado para introducir leyes europeas y cambiar la ley sálica”. Finalmente, Rubén Gómez ha reconocido “problemas y errores desde el principio en ambas partes”, mientras que Juan Ramón Carrancio ha considerado que “lo importante es cómo lo van a hacer ahora”. Este diputado ha coincidido en que “lo que no puede haber es diálogo sin cumplir la ley”, pues sin esto “no hay democracia”, y ha mostrado su preocupación por lo que pase con la aplicación del 155.

Aplicación del 155

Ante la posibilidad de que se aplique el artículo 155 y el alcance de dicha medida constitucional, los representantes políticos cántabros han mostrado puntos de vista más diversos. Para el PP, “el desafío está planteado”, lo que justifica la medida adoptada por el Gobierno de Mariano Rajoy. Según Fernández, “el debate es si se debía hacer ahora o mucho antes”, y ha reconocido que “me gustaría que se resolviera sin el 155”. Como jurista, Hernando reconoce que su aplicación “es muy complicada”. A su juicio, “si se plantean elecciones es que Puigdemont vuelve a la legalidad”, por lo que no sería necesaria aplicarlo, algo en lo que coincide Casal, quien ha deseado que el 155 “sea un último recurso”. Es más, el portavoz del PSOE piensa que si se convocan elecciones en Cataluña, ya se está dando marcha atrás al proceso independentista, por lo que no sería necesario el 155. “Otra cosa es que queramos aplastarles, y eso es tener vencedores y vencidos”, criticó el portavoz socialista en el Parlamento de Cantabria.

Independientemente de que finalmente se aplique o no, Verónica Ordóñez considera que plantear el 155 “es un error táctico, porque el panorama político va a ser el mismo” aunque se desconvoque. “Es un error político que rompe el consenso de la Transición”, planteó. Rubén Gómez quiso aclarar que aplicar el 155 no es defender “nuestra legalidad, sino una defensa del autogobierno de Cataluña”, recordando que tanto el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, como la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, han aprobado medidas de desconexión. Gómez y Carrancio han coincidido en que no debería haber elecciones, aunque este último ha aclarado que “ir a ellas con las instituciones así, puede derivar en una situación mucho más enrevesada”, defendiendo además que habría que aplicar el Código Penal para aquellos delitos que se hayan podido cometer, algo a lo que se opuso rotundamente la portavoz de Podemos.

Respecto al desarrollo de los acontecimientos, el portavoz regionalista espera que con el 155 no se produzca una “explosión social” en Cataluña, aunque ha indicado que “hablamos de millones de ciudadanos” con diversas ideas, “tan respetables dentro del marco constitucional, siempre y cuando el marco de legalidad se respete”. Y aunque espera que no se produzca nada, no descarta que “una minoría pueda generar un conflicto que estalle y que nadie quiere que ocurra”. A este respecto, el portavoz de Ciudadanos apuntó directamente al Gobierno catalán como responsable, pues “pretende gobernar sin la legitimidad de la Constitución” y es el que “ha partido la sociedad en dos”, y ha reiterado que para cualquier diálogo es necesario restaurar la legalidad y aclarar de qué se va a dialogar, porque “volver a una España de primera, de segunda, de tercera, sería una irresponsabilidad”.

Por su lado, el portavoz socialista rememoró que, aunque da la sensación de que el auge del nacionalismo es ahora, el problema viene del 2006, cuando se rechazó el Estatut Catalán, “cuya reforma no decía mucho más que el andaluz”, quiso aclarar. A lo que Juan Ramón Carrancio matizó que viene incluso desde antes, asegurando que “sí creo que habrá violencia a tenor de los mensajes de la CUP, que no dejan mucho lugar a dudas”. Para el representante socialista, el conflicto “está generando un desencadenante de extremismos peligrosos; se está viendo un auge fascista peligroso en muchos casos. Debería preocuparnos como sociedad”. Para Íñigo Fernández, “van a ser días y semanas difíciles, pero creo que la respuesta social será menor de la que algunos esperan”, algo similar a lo que defendió Verónica Ordóñez, quien planteó que “la sociedad catalana está demostrando que se lo están tomando con calma, salvo minorías”. En este sentido, ha criticado que el PP no quiere hablar desde que ilegalizó el Estatut, y ahora “amenaza con el 155 a Castilla La Mancha, País Vasco o Navarra. Así no se gobierna un Estado”, resumió en su intervención sobre el 155.

Declaración de independencia

Sobre el futuro más inmediato, para Víctor Casal “se ha iniciado un camino que no tiene vuelta atrás, pero declarar la independencia sería catastrófico”, y aunque no ha valorado qué partido podría ser el más perjudicado por lo ocurrido en unas futuras elecciones, cree que “Puigdemont no sería el candidato, ni siquiera se presentarían las mismas siglas”, vaticinó. Por su parte, Verónica Ordóñez ha recordado que el propio Fiscal General del Estado “dice que no se ha declarado la independencia, y a pesar de eso el PP fue el que quiso seguir adelante con la aplicación del 155”. La portavoz de Podemos rememoró que el PP quiso rebajar tensión con ETA cuando se inició el proceso para abandonar la lucha armada, y preguntó al representante popular presente en el debate “¿cómo puedes rebajar tensiones con una banda terrorista y no con una comunidad autónoma?”, para añadir: ¿Cuánto tiempo va a querer gobernar Rajoy Cataluña sin el respaldo electoral?”. La respuesta de Iñigo Fernández a las preguntas de Podemos fue que “no se puede negociar ante una gente así. No se puede negociar de igual a igual un Estado de derecho con los golpistas”, y recordó que si el Estatut fue recurrido es porque “alguien lo aprobó”, en referencia al ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, planteamiento que rechazó el portavoz socialista.

Pedro Hernando defendió que “el Tribunal Constitucional se excedió en sus funciones en su decisión sobre el Estatut”. Y respecto a la posibilidad de que Puigdemont declare la independencia, el portavoz regionalista considera que “sí que lo va a hacer porque no tiene vuelta atrás”, y auguró un problema en caso de que se convoquen nuevas elecciones: “Si el resultado es mayor para los que quieren la independencia, ¿aplicaremos el 155 o les daremos un Estado? Por eso la solución es un nuevo modelo de financiación”, sentenció. Rubén Gómez aseguró que “el plan de los golpistas siempre ha sido el mismo. El diálogo es un cuento chino”, algo de lo que, en su opinión, Ciudadanos lleva advirtiendo 11 años. Respecto a la posibilidad de unas elecciones, el portavoz de la formación naranja cree que el nuevo Parlament catalán “tendrá que estar acogido a la legalidad y al marco que da la legitimidad”, aunque no ha entrado a valorar qué partido se podría ver más afectado en esas elecciones. Juan Ramón Carrancio se mostró finalmente convencido de que Puigdemont “sí ha proclamado la república independiente”, aunque reconoce que “no sé qué va a hacer este señor” a partir de ahora y “no hay quien prevea si habrá elecciones o a quien afectarán”. En todo caso, “en el momento en que se convoquen elecciones, espero que no suponga una amnistía generalizada a los delitos que ha habido”, advirtió el diputado cántabro.


::: PANORÁMICA :::