El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 18 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > OPINIÓN ▼ > ► Lara de Tucci > Engranaje desdentado

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 28 de noviembre de 2017 :::

 Por Lara de Tucci

Engranaje desdentado

Y el piñón central de ese engranaje maltrecho es Carles Puigdemont, el cual ya está posicionado desde Bruselas para las elecciones del 21-D; elecciones en Cataluña que se presentan desdentadas para conseguir siquiera un mínimo de garantías de consenso, con el fin de que sus compañeros de desventuras políticas y él mismo tengan cierta confianza entre sus respectivas posturas. Pues ya sabemos la mezcolanza de criterios que proponen cuantos en aquella región española están empeñados en salir de la Nación; como si esto fuera posible conseguirlo permaneciendo dentro de Europa y siguiendo, por lo tanto, aprovechándose de todos los privilegios políticos que la UE pone al servicio de sus socios.

Claro que el piñón central es sólo eso, el centro de un engranaje en el que ahora permanece, como en la sombra, alguien -caso de Artur Mas- que formó parte del mismo y que esconde sus fracasos separatistas en la penumbra del proceso imposible, ya que la desdentera de una maquinaria así no les deja avanzar con soltura, dadas sus rotaciones sin sentido. Sobre todo, cuando ese sin sentido es la imagen de un compromiso que atenta contra toda política que rige los países en libertad y contra las mismas libertadas públicas.

Pero el engranaje descompuesto para una aventura de tales características anti sistema no lo forma únicamente Puigdemont, ahora a la sombra que ha ensombrecido, valga la redundancia, la labor de su gran mentor Artur Mas. Pues la maquinaria está también formada por muchos aprendices de política cochambrosa que buscan situarse con ventaja en un entramado donde los conceptos de servir honestamente a los ciudadanos no aparecen por ningún lado. Y ahí tenemos entre estos tales, por citar a un grupo de ellos, a ese casi centenar de Junts per Catalunya que viajaron los otros días a Bélgica para respaldar y arropar a su líder; allí semirrecluido en su original y maquinado “exilio”.

Lo curioso de todo este asunto es que dicho conjunto de politiquillos, tras la entrada en campaña con Carles Puigdemont, afirman categóricamente que las votaciones del 21-D serán un pulso, fuera de todo plebiscito desarrollado con sensatez, entre ellos y el “tripartito” (PP, PSC y C´s); al que esperan pararle los pies en Cataluña y asestarle un golpe de gracia con sus propias armas, léase el artículo 155 de la Constitución. Artículo que a todos ellos les ha estropeado la dentadura, con el fin de que sus rotaciones no sirvan en absoluto para rodar en una maquinaria que ha convertido en inútil la gobernabilidad que se propusieron llevar a término manipulando a una parte del pueblo catalán y entorpeciéndolo con políticas que no tienen pies ni cabeza. Y como ejemplo de esto, baste recordar algo que ya ha salido a la luz: los planes del Govern de la república de Cataluña pasaban por recaudar vía impuestos 100.000 millones de euros, la mitad de todo lo que se recauda en España.

Lamentablemente hay que referir que todo ese conjunto de catalanes manipulados y entorpecidos por políticos como Puigdemont, Oriol Junqueras y Marta Rovira, por citar a algunos, se han convertido también -quizá inconscientemente, quizá, digo yo- en ruedas desdentadas que giran y giran sin sentido alguno en el imaginario engranaje de un proceso preparado para embaucar sólo a estólidos. Pues estos están siguiendo a pies juntillas a un conjunto de politicastros que nunca les han hablado a sus seguidores de políticas sociales; de esas que proporcionan altos índices de bienestar: aumento de la renta per cápita; una mejor sanidad; un aumento de puestos de trabajo; una seguridad ciudadana, que sea garantía de tranquilidad para todos; una educación que les sirva a los escolares y estudiantes para ser competitivos en el futuro, y un ideal de pertenencia a un mundo, como el nuestro, que aspira a hacerse conjunto público de una sana convivencia dentro de la UE. Pero sí que les han hablado de independencia, aunque sin explicarles las trampas que dicha independencia les habría ocasionado a todos los catalanes.


::: PANORÁMICA :::