El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 14 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > VARIEDAD > Román Paladino > Gente tiritando; políticos bailando

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 1ro de diciembre de 2017 :::

 Por Fernando Collado

Gente tiritando; políticos bailando

Cuando el ciudadano tirita los políticos bailan. Bailan a su ritmo electoral. Ahora las elecciones de Cataluña, después serán otras. Bla, bla, bla. Casi nadie o nadie cumple lo prometido: para qué. Ellos tienen el cuerpo bien cubierto por la grasilla del poder –ya sea al frente o al socaire de quienes lo ostentan-, mientras la calaña, la chusma, el ciudadano de a pie fatiga sin tregua y estos días a varios grados bajo cero.

En la última campaña todos los partidos –y el Gobierno que estaba en curso- prometieron la bajada del precio de la luz. Pero España sigue en esto a la cabeza de Europa. ¿En qué? En el recibo de luz más caro, sólo superada por Polonia.

Les doy unos meros datos: los ciudadanos de este país pagan (pagamos) 20 céntimos por kilowatio antes de impuestos, mientras los franceses, por ejemplo, apoquinan la mitad. Eso hace que la factura se dispare en pleno invierno, cuando más necesitan las personas la calefacción. Tenemos impuestos europeos, eso nadie lo pone en duda (sólo hace falta mirar de vez en cuando el bolsillo), pero en necesidades básicas, como son los servicios esenciales, estamos a la cola y ello no dice nada bueno de nuestro sistema.

El precio de la luz, para más inri, ha crecido un 55% en los últimos diez años. En medio -todo el mundo lo recordará menos quienes ganan a mansalva- España ha soportado la crisis más dura de los últimos decenios. ¿Le importa algo de esto al poder y a quienes viven del sistema? Parece que no. No porque el programa electoral –donde todos se comprometen cada cuatro años a bajar la luz- suele ir a la papelera al día siguiente de los comicios.

Mientras miles de familias tiritarán los próximos meses, cualquier presidente de una eléctrica ganará 50.000 euros mensuales. Y el Gobierno, mirando cómo croan las ranas en el regato. Un deporte muy noble si se practica con un buen brasero al lado.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017