El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 26 de septiembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > VARIEDAD > A PORTADA ... > Artículo 02 > Éramos pocos y parió Tabarnia

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 29 de diciembre de 2017 :::

 Por Norberto García

Éramos pocos y parió Tabarnia


La expresión "pintan bastos en Cataluña", muy utilizada desde el inicio del procés no deja de estar de actualidad. Las ansiadas elecciones posteriores al 155 han dejado las cosas exactamente igual que como estaban: en eterno empate. Dos millones contra otros dos. Lo ideal para que el conflicto siga vivo.

Las elecciones bien. Mucha participación y Ciudadanos venció pero no podrá gobernar. El PSC uno más, Podemos pierde muchos votos y la CUP y el PP rozan la marginalidad. ¿Y el voto de los dos grandes independentistas? Está donde estaba. Inquebrantable con la única diferencia de que Esquerra pierde lo que el prófugo Puigdemont gana. Prófugo que primero prometió que cerraría la campaña electoral, después que iría a votar de forma presencial y más tarde que se presentaría en Cataluña para ser investido presidente. Nada de nada mientras su compañero Oriol Junqueras sigue en la cárcel. Mal rollo.

Pero las cosas se siguen enredando hasta rozar el esperpento. Ahora el fugitivo Puigdemont pretende ser investido vía Skype, hecho que violaría todas las reglas del Parlamento catalán y que exigiría que la mesa del Parlament lo aprobara por la ley del embudo y de forma express.

Si estuviéramos hablando de un paciente, diríamos: "Pronóstico grave", porque el gran problema que tenemos los españoles es que si las cosas van mal en Cataluña también irán mal para España. Muchos economistas advierten de que ya lo estamos notando con los primeros datos económicos de fin de año; aunque lo cierto es que los grandes paganos de esta aventura secesionista serán, sin lugar a dudas, los propios catalanes. Y no precisamente las élites independentistas (que muchos son, por cierto) sino la parte trabajadora y social que puede quedarse agarrada al palo de la estelada mientras las cosas van a peor.

Y en medio de este panorama nada alentador, “éramos pocos y parió Tabarnia”. Un término acuñado por la plataforma ’Barcelona is not Catalonia’. Básicamente, consiste en reclamar una nueva autonomía, separada de la actual Cataluña, y formada por Tarragona y Barcelona. Una especie de: ”prefiero que Barcelona se quede fuera de Cataluña antes de que Cataluña se quede fuera de España” y fundamentada en los resultados electoral del 21-D, ya que en esta zona el triunfo de los constitucionalistas (especialmente el de Ciudadanos) fue incontestable. Estas dos provincias tienen “una alta densidad de población, mayor renta per cápita y mejor relación comercial con el resto de España, además de mayoría de votos no separatistas”.

La plataforma asegura que, de consumarse la llegada al poder nuevamente de Carles Puigdemont, a Tabarnia no le interesaría continuar en Cataluña y ya tienen fechas para un referéndum de separación: octubre de 2019.
Es curioso comprobar cómo los argumentos utilizados son similares a los Oriol, Puigdemont y compañía. La plataforma defiende que si se logra una autonomía propia para Barcelona y su área de influencia, se lograrían gestionar los recursos que genera Barcelona de una manera más justa y eficiente, evitando la sangría de ingresos hacia Cataluña y los agravios territoriales que padece desde hace 40 años por la Generalitat. Ver para creer.

Lo dicho: éramos pocos y …


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017