El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 16 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > OPINIÓN ▼ > ► Lara de Tucci > En deuda con Carmen Cervera

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 2 de marzo de 2018 :::

 Lara de Tucci

En deuda con Carmen Cervera

Las naciones, los pueblos, principalmente a través de los políticos, sus representantes legales, tienen que esforzarse por reconocer el espíritu de sacrificio, la generosidad, el altruismo y otros valores de suma trascendencia que puedan concurrir en determinados ciudadanos y ciudadanas. Reconocer esas positivas facultades, con el fin primordial de resaltar, honrándola, la figura de quien las detente, y que las detente poniéndolas, las más de las veces, al servicio de la ciudanía con generosa dedicación. Y existe un caso en España que viene reclamando con fuerza un reconocimiento así sin más dilación. Ese caso en concreto es el de Carmen Cervera -familiarmente llamada Tita-, la baronesa Thyssen; una mujer que se propuso -el pasado mes de octubre se cumplieron veinticinco años y por eso nos hacemos aquí eco del tema- que su país se enriqueciera con el extraordinario Museo Nacional que lleva el nombre de quien fuera su esposo. Empeño que consiguió, aun teniéndose que enfrentar a la oposición de otros herederos del barón Thyssen-Bornemisza, y también a la propia indecisión de éste; que se decantaba más bien por que su colección de cuadros se expusiera en Suiza o en algún otro lugar de sus preferencias, pero no en España. Claro que Carmen supo convencer al barón para que Madrid -siendo ella catalana- fuera la ciudad de España finalmente la elegida. Una elección en la que influyeron poderosamente los duques de Badajoz, la infanta Doña Pilar De Borbón y su esposo don Luis Gómez-Acebo; muy amigos de la distinguida pareja de coleccionistas.

No contenta con la obtención personal de un triunfo así, que podríamos calificar de portentoso para el gozo y el recreo de los españoles amantes de la pintura y de los extranjeros aficionados a este arte que de continuo nos visitan, la baronesa Thyssen incluyó, tiempo después, para el museo su particular colección de cuadros, unas 300 obras; para lo cual necesitaron la habilitación de dieciséis nuevas salas de otros edificios colindantes que ampliarían la pinacoteca. Donde además se vienen exponiendo colecciones itinerantes que enriquecen el museo.

Por todo lo cual hay que reconocer, como en este medio, EL FARO DE CANTABRIA, lo hacemos, fieles a los compromisos sociales, artísticos y culturales que se realizan en España, que el de Carmen Cervera fue y sigue siendo un empeño merecedor de un agradecimiento expresado a nivel estatal o, cuanto menos, regional, por parte de la Comunidad de Madrid; al considerar que la baronesa Thyssen ocupa un lugar preeminente en el coleccionismo del Arte y teniendo en cuenta sus nobles sueños de apuesta a favor de que los cuadros, de renombrados pintores, recopilados por su esposo y por ella se quedaran entre nosotros si es que se van renovando felizmente lo acuerdos firmados entre las autoridades competentes y los representantes del museo.

Creo que los políticos, desde cuyas posiciones institucionales todo esto es más fácil de abordar, tienen la obligación , como apuntaba antes, de habilitar iniciativas que vengan a premiar con algunas distinciones generosidades y dedicaciones como las de esta mujer; que, según se mire, son rasgos excepcionales que a ellos nos les sirven para sus intereses de partido; pero que, desde luego, son de extraordinario aporte para la cultura española desde la inauguración del referido Museo Thyssen, lugar, por otra parte, de gran interés turístico y de imagen para España. Pues tales iniciativas servirían para amortizar la deuda moral que los españoles tenemos con esta compatriota nuestra; cuyo interés pasa igualmente por recuperar obras de pintores españoles que no tuvieron el reconocimiento que merecían. Deuda que se supervalora si consideramos que buena parte de la colección acumulada se ha exhibido y se exhibe en más de treinta ciudades de todo el mundo, incluida Nueva York, con exposiciones más o menos amplias, contempladas por miles de personas y con críticas muy favorables; ya que las obras forman un amplio conjunto de la Historia del Arte de Europa desde el siglo XIII al XX. Aunque Carmen Cervera siempre ha dicho que ya se considera pagada con el hecho de ver sus cuadros, en los que ella destaca el `Mata Mua´ de Gauguin, colgados en la capital de España.

Termino indicando -ya que viene al caso- que estos días se ha producido otro caso muy similar al de la baronesa Thyssen: Ella Fontanals-Cisneros, nacida en Cuba, de abuelos españoles, pero emigrada con trece años a Venezuela por la revolución castrista, y nacionalizada después en España tras ser cautivada por Madrid cuando la visitó; le ha donado a esta ciudad gran parte de las tres mil obras de arte moderno que forman su colección. Las cuales se instalarán en la antigua Fábrica de Tabacos de la capital.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017