El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 17 de octubre de 2018 | otoño

Portada del sitio > ACTUALIDAD ▼ > Sociedad > Herencias: la eterna pesadilla convertida en sueño feliz

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 16 de julio de 2018 :::

 Carta al director

Herencias: la eterna pesadilla convertida en sueño feliz

- No más peleas, ni rompederos de cabeza, nosotros nos ocupamos de todas las gestiones


Hola, soy Clara y ésta es mi historia:

Primavera de 2018. Tras una inesperada enfermedad, mi padre, Luis, falleció en el Hospital Valdecilla dejándonos a mis cuatro hermanos y a mí en total desolación. Su repentina muerte nos provocó sentimientos encontrados y la tristeza y la ansiedad por la nueva situación nos llevó a enfrentamientos entre nosotros que antes creíamos imposibles.

Habíamos oído lo de los conflictos familiares de las herencias pero nosotros estábamos convencidos de que nunca nos pasaría. “Nuestra unión”, decíamos, “es inquebrantable, y el dinero jamás nos separará, estamos por encima de eso”.

Y así lo creíamos hasta que con el fallecimiento de mi padre nos encontramos una situación que nos desbordó, emocional y económicamente. A lo largo de su vida y tras mucho trabajo y esfuerzo, él había adquirido tres inmuebles, el piso en el que vivía en Santander, un apartamento de vacaciones en Gandía y un local comercial en Torrelavega. Además, y por la herencia de sus padres, poseía varios terrenos en Zamora y una pequeña casita en las afueras de la ciudad. En fin, varias y diversas propiedades repartidas en distintas zonas y muchas y diferentes ideas sobre qué hacer con ellas.

¿Vender, alquilar, obras para mejorar…? ¿Qué hacemos? Luis, el primogénito, quería deshacerse de todo sin importarle precios ni valorar realmente las propiedades; Luisa y Carmen, las mellizas, optaban por invertir en Zamora, vender lo de Gandía y conservar el piso de Santander; a José le daba igual todo, sólo quería recibir el dinero, lo máximo posible y cuanto antes para resolver su maltrecha situación económica; y yo…en fin, yo sólo pensaba en mi padre y en lo que él querría. Y desde luego, en primer lugar, sabía que lo que él deseaba por encima de todo es que siguiésemos unidos. Pero, ¿cómo? Si cada uno quería algo diferente y no éramos capaces de ponernos de acuerdo en nada, teniendo en cuenta además que nuestras parejas, amigos, hijos y demás también opinaban…

En fin, qué os voy a contar: Una auténtica pesadilla. Además, mi hermano Luis, animado por un ‘amigo’ inmobiliario puso en venta el piso de Gandía sin haber transmitido a su nombre la propiedad, lo que derivó en un problema con el banco al solicitar los compradores una hipoteca, y por supuesto, no se pudo efectuar la operación.

Las discusiones se fueron elevando de tono y se formaron dos grupos entre los hermanos –hasta el punto de que apenas ya nos hablábamos- hasta que una compañera de trabajo, con la que me confesé un día, abatida, me dio la solución.

- “Habla con Bahía Home”, me dijo, “le resolvieron todos los trámites a la familia de mi suegro desde el primer momento y no han tenido ni un solo problema”.

- “¿Quéeeeee?”, pregunté ilusionada, “pero ¿con nosotros podrán hacerlo? Porque son muchas cosas y en distintas zonas de España”.

- “Sí, sí, ellos son los mejores profesionales del sector y están especializados en gestionar las herencias con rigor, honestidad y transparencia”, aseguró.
No lo dudé un instante. “Por probar no se pierde nada”, pensé desesperada. Y nada más llamar me sorprendió la profesionalidad del personal y lo fácil que lo hicieron todos. Con rapidez, eficiencia y eficacia, nos informaron de la necesidad de liquidar cuanto antes la herencia para evitar problemas que pudiesen derivar incluso en su pérdida.

Honestidad, transparencia y calidad son las señas de identidad de Bahía Home, tal y como pudimos comprobar, y siempre defendiendo nuestros intereses. Gracias a ellos resolvimos todas nuestras diferencias y logramos obtener el mejor precio posible por el legado de nuestro padre. Y en un tiempo récord.

Ellos se ocuparon de todos los trámites, por lo que consiguieron transformar nuestra pesadilla en un sueño feliz. Y sí, seguimos tan unidos como siempre.


::: PANORÁMICA :::

| Mapa del sitio | Mentions légales | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Haut de page | SPIP |
El Faro de Cantabria :: 2005-2017