El Faro de Cantabria
Informando desde 2005 ...

Santander 20 de noviembre de 2018 | otoño

Portada del sitio > VARIEDAD > Román Paladino > El PP compra otra remesa de castañuelas

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 26 de octubre de 2016 :::

 Fernando Collado

El PP compra otra remesa de castañuelas

Está el PP como unas castañuelas. Y no es extraño, ha conseguido lo imposible. Sacar adelante la investidura de Rajoy con el permiso cómplice del PSOE. Mientras en Génova repiquetean los tacones de don Mariano y su equipo en una suerte de baile que hace apenas semanas ni imaginaban, en Ferraz succionan limón y sal sin anestesia. Felipe dio el pistoletazo de salida, Susana Díaz movió las primeras fichas y, a partir de ahí, enviaron a Sánchez de un puntapié a San Francisco. Lo podían haber hecho en comité federal y no dando un manotazo en la Ejecutiva con guante de acero en puño de hierro: se olvidaron de la seda. Y en eso está el socialismo, en el trasiego de que circulen por su esófago el cítrico y la salmuera, como si fuera la canción de Julieta Benegas pero sin guitarra. Mientras tanto, unas cuantas calles más allá, prosigue la feria pepera, con fresa y azúcar. Buena diferencia.

El PSOE está de bajón: Cabreo de la militancia. División del partido. Hacer presidente a Rajoy. Reforzar al PP. Darle un as a Podemos para que lo guarde bajo la manga y lo esgrima durante la legislatura: todo para que España tenga Gobierno, que el país no se paralice y comience a funcionar la máquina parlamentaria. Pero en medio hubo un espectáculo sin precedentes en la historia democrática española: golpe de mano a la Ejecutiva de Pedro Sánchez, un comité federal convulso (el primero), apertura en canal, otro comité más comedido (el segundo) y la decisión definitiva: el PSOE hará presidente a Rajoy con una abstención que no ha avalado el 40,5% del partido. No es una cifra baladí.

Destacadas figuras dirán ‘no’ a la investidura del actual presidente en funciones, en consonancia con lo que todo el PSOE vendió en la campaña electoral: lucha contra las políticas del PP y Mariano Rajoy. Permitirlas ahora, aunque sea por el “bien” de España y que puedan ser moldeadas mediante negociación, ha creado tanta tirantez entre las bases y sus nuevos dirigentes (la gestora) que es difícil que el curso acelerado de costura que defiende Susana Díaz pueda cerrar las heridas a corto plazo. Una Díaz, por cierto, que avivó el fuego para quemar a Sánchez –ni siquiera es diputada al Congreso- y después se dedicó a ver el campo quemado mientras conversaba con el bombero Fernández.

Con Pedro Sánchez desaparecido en Sausalito y Susana Díaz comprando aguja e hilo a cada paso –porque no hay costurero que cierre tantas llagas-, habla Borrell y lanza una metáfora contra los flancos de la dirección en funciones: “Si un avión trata de girar 180 grados en pleno vuelo, lo más probable es que pierda las alas y el fuselaje”. Es decir, que el PSOE está en trance de estrellarse. Claro que esto sólo es lo que ven Borrell y miles de militantes. Quizá la gestora disponga de un buen oculista que gradúe de manera correcta la abstención.


::: PANORÁMICA :::